Home » Educación » Por segunda vez en esta semana desalojan el Liceo Enrique Molina Garmendia de Concepción

Por segunda vez en esta semana desalojan el Liceo Enrique Molina Garmendia de Concepción

Toma Liceo Enrique Molina

Toma Liceo Enrique Molina, Concepción. Fotografía de C. Acuña

El Liceo se encuentra en deplorables condiciones por lo que estudiantes exigen que se entreguen los dineros que tiene retenido el DAEM para mejorar su infraestructura 

 

Este viernes a eso de las 11 de la mañana, un piquete de Fuerzas Especiales de carabineros llegó nuevamente hasta el Liceo Enrique Molina. Los estudiantes, junto con apoderados que se encontraban en la Toma, se retiraron del establecimiento pacíficamente. En el operativo no se registraron detenidos.

Este es el segundo desalojo que viven los estudiantes esta semana. El anterior ocurrió el pasado miércoles 4 de junio mientras se realizaba una reunión entre estudiantes, profesores, apoderados y el rector. En ese momento piquetes de Fuerzas Especiales de carabineros irrumpieron en el establecimiento. En ese momento profesores y apoderados salieron a exigir explicaciones a los efectivos, que en primera instancia actuaron prepotentemente y grabando los rostros de todos los estudiantes que se encontraban en la Toma. Fue en ello cuando carabineros mostró una orden y un oficial dijo que daban 5 minutos para salir del establecimiento, de lo contrario detendrían a los estudiantes hubiera o no profesores, rector y apoderados en el recinto. La orden de desalojo venía firmada por el intendente Rodrigo Díaz (DC) y  el alcalde Álvaro Ortiz (DC) hijo del diputado por la zona José Miguel Ortiz (DC). Previamente a este hecho los estudiantes habían estado en reunión con la DAEM para exigir solución a los dineros que se retienen para el mejoramiento de la infraestructura del establecimiento, no hubo respuesta, la mesa “se quebró”. Es lo que nos señala Lautaro Muñoz, Presidente del Centro de Alumnos del Liceo: “La orden de desalojo se dio de parte del alcalde a los minutos después de que el DAEM quebrara la mesa de dialogo”.

Las razones del conflicto

 

El Liceo Enrique Molina Garmendia es uno de los Liceos más antiguos de Chile y precursor de lo que sería posteriormente la Universidad de Concepción. Fue fundado en 1823 y permanece funcionando hasta hoy como uno de los Liceos emblemáticos de Concepción. Diversos daños estructurales ha debido soportar a lo largo de su historia lo que se acrecentó con el pasado terremoto del 2010. Para esto le fueron asignados 2.500 millones de pesos con el fin de mejorar su infraestructura. Esto luego de la Toma realizada en el 2013 en donde los estudiantes exigieron acelerar los procesos de reconstrucción y mejorar la precaria infraestructura con la que hoy cuenta el Liceo, cuestión que fue pactada y acordada por las autoridades locales y regionales.

Los estudiantes denuncian que hasta hoy el DAEM mantiene retenido el dinero exigiendo para entregarlos iniciar la Jornada Escolar Completa (JEC). Esto es rechazado por los estudiantes y la comunidad educativa precisamente por que no se cuenta con las condiciones necesarias para implementarla.

Ante esto Lautaro Muñoz precisa: “El liceo se encuentra en deplorables condiciones, se gotea el zócalo, la cocina, el comedor, el gimnasio “relativamente nuevo”, además queremos un cambio estructural completo al establecimiento, otra cosa es que el liceo ganó $2.500 millones de pesos, los cuales deberían haberse invertido en el establecimiento, esto se estableció en un acuerdo dónde las autoridades correspondientes lo firmaron, ahora no nos quieren entregar esos dineros si nosotros no implementamos la jornada escolar completa lo cual ellos están condicionando el dinero y eso no estaba establecido en el acuerdo, además ante la poca efectividad de los administradores de la educación, nosotros queremos crear un proyecto de autogestión dentro del establecimiento“.

El Seremi de Educación regional, Sergio Camus sostiene que “no sabe muy bien cuales son las demandas de los estudiantes, pues primero era el gimnasio y ahora piden mas arreglos”.

Los estudiantes, quienes son apoyados por apoderados y profesores, plantean que seguirán movilizados y exigen que las autoridades cumplan su palabra, entreguen el dinero que es para mejoras del mismo establecimiento y que si no pueden hacerse cargo de la gestión por estar preocupados de otras cosas, entreguen a la comunidad educativa para auto gestionarlo.

Registro fotográfico que grafica las condiciones del establecimiento. Particularmente el gimnasio y lugares aledaños: