Home » Analisis » Qué es El Estado Islámico (ISIS), cómo se financia y quiénes los apoyan?

Qué es El Estado Islámico (ISIS), cómo se financia y quiénes los apoyan?

El Estado Islámico y el Levante (ISIS por sus siglas en inglés o “Daesh” por sus siglas en árabe) se plantea como una organización religioso – militar de orientación suní (una interpretación ortodoxa y extremada) de línea yihadista (apela a una “guerra santa”), que reivindica el califato (Estado político religioso basado en la Sharia – Ley Islámica), y que tiene territorios ocupados y controlados en Irak y Siria e influencia en otros países de esa región. Sin embargo, esta condición “religiosa” ha sido puesta en duda por algunos analistas quienes señalan que al interior de ISIS la cosa no es tan compacta y que su fuerza radica en eso, sumando a sus filas gente por la vía religiosa y otra por la sed de dinero (mercenarios). Su crecimiento ha estado condicionado en gran medida por su impresionante poder económico y por las erráticas y cómplices decisiones de las potencias occidentales en la región.

Como surge ISIS

Su origen se remonta al 2002 cuando el salafista jordano, Abu Musab al-Zarqawi, crea el grupo “Tawhid wa al-Jihad”. Al Zarqawi llegó a Afganistán cuando los soviéticos ya iniciaban su retirada, allí conoció a Osama Bin Laden, cuando éste lideraba junto a los Talibanes -apoyados en formación y recursos por EEUU- la lucha contra los “infieles comunistas”. Al Zarqawi salió de Afganistán para volver -años después- con el fin de formar campamentos de entrenamiento para milicianos islamistas. El objetivo principal de Al Zarqawi era derrocar al Rey de Jordania e instaurar en ese país un Estado Islámico e instaurar la Sharia. Despues de esto, y de haber realizado acciones de carácter terrorista en Jordania, Al Zarqawi se instaló en Irak luego de que se iniciara la guerra para derrocar a Sadam Hussein liderada por EEUU y aliados, allí jura lealtad a Bin Laden y responde a Al Qaeda en Irak. El año 2006 Al Zarqawi fallece.

Después de la muerte de Zarqawi, Al Qaeda creó una organización paralela a la que denominó “Estado Islámico de Irak” (ISI, por sus siglas en inglés), con esta organización intentó unificar a los yihadistas islámicos, sin embargo debido a sus métodos y golpes militares recibidos la iniciativa fracasó.

Así, en el 2010, Abu Bakr al-Baghdadi se convirtió en el nuevo líder, quien reconstruyó la organización y realizó múltiples ataques en Irak aprovechando la debilidad del gobierno -de mayoría shiíta y minorías sunitas moderados- que EEUU y países aliados habían colocado, además debido a la inestabilidad y guerra civil, el grupo fue creciendo.

En el 2013 se unieron a la “rebelión” para derrocar al presidente sirio, Bashar al Asad, junto al frente Al Nusra a quienes occidente -y sus medios- denominaron en ese entonces como los “rebeldes por la libertad”.

Fue así que en abril del 2013 Abu Bakr unficó las milicias de Irak y Siria y dio origen al nombre de “Estado Islámico de Irak y El Levante (ISIS por las siglas en inglés). Luego de su triunfo en Faluyah, en junio del 2014 dieron su golpe más fuerte tomando el control territorial de Mosul -la segunda ciudad más importante de Irak- tras esto y la toma de más ciudades ISIS declaró la instauración del Califato. En septiembre de ese año tuvo visibilidad a nivel global luego de que ejecutara -en videos que fueron entregados a varias cadenas en el mundo- a los periodistas estadounidenses James Foley y Steve Sotloff.

Así fueron expandiendo su influencia en distintos países y haciendo un llamado “a los musulmanes verdaderos y puros” a sumarse a las filas. Incluso se asume que la organización ha desbancado a Al Qaeda, quien el año pasado señaló -en un comunicado- que ISIS ya no recibía ordenes de ellos y ya no tenían relación, así, desde febrero del 2014, ISIS asumió su independencia y liderazgo en la zona. Es desde esa posición que ha declarado la guerra a occidente y ha llamado a una “Yihad” (guerra santa) en contra de los infieles, llamando a sus seguidores a golpear a países a los que considera enemigos, ocupando para ello cualquier medio, entre estos los atentados terroristas que, según dicen; están avalados por “la gracia de Dios el grande”. De este modo ha llamado la atención su poder debido a su despliegue lógistico, cantidad de armas y -al parecer- inagotables recursos.

ISIS, uno de los grupos terroristas económicamente más poderosos del mundo

Hace un año la BBC señalaba que ISIS ya declaraba tener en 2.000 millones de dólares en efectivo, lo que le ha permitido reclutar a miles de personas provenientes de diferentes partes del mundo, particularmente de Europa, quienes han engrosado las filas del ISIS. Muchos de estos son mercenarios que luchan con ISIS a contrata. El Estado Islámico también ha consolidado poder en la venta de petróleo y gas que logra exportar desde los territorios que mantiene bajo su control, añadiendo también el control de las carreteras por las cuales cobran “impuestos” a las empresas que las ocupan. Esto último ha generado gran controversia pues, hasta ahora, no ha habido sanciones ni investigaciones serias por parte de los organismos internacionales para embargar o castigar a quienes -ya sea corporaciones o países- les compren gas y petróleo a ISIS. Otra fuente de dinero han sido los saqueos de reliquias históricas y de arte que son vendidas en el mercado negro por coleccionistas privados que pagan millones por estas piezas. A esto se ha sumado los secuestros y extorsiones, tanto a autoridades locales como la toma de prisioneros extranjeros para luego pedir dinero. Es tal el poderío económico de ISIS que se permite no solo pagar sueldos -altísimos en la región- a sus milicias, sino incluso dar seguros de salud, pensiones y hasta bonos por bodas concretadas, que alcanzan los 1500 dólares. (video: ISIS es una nueva empresa emergente, análisis de Max Keiser).

Además, ISIS, ha desplegado una ofensiva comunicacional nunca antes vista, apuntando al mundo musulmán particularmente, enfocada en redes sociales, producciones audiovisuales y verdaderos agentes de reclutamientos en varios países.

Países que apoyan a ISIS o que, de una u otra forma, han hecho crecer a la organización

Denuncias, particularmente hechas por Siria y Rusia, dicen relación al apoyo que ISIS ha tenido de parte de países del Golfo Pérsico, entre ellos; Arabia Saudita, Qatar y Kuwait,  y que han convertido a la organización en una de las más poderosas del mundo. En dichos países se ha reconocido no solo la simpatía, sino el apoyo financiero al grupo, sin embargo han planteado cambios y restricciones, esto debido a presiones internacionales, aunque hasta ahora estos han sido solo anuncios y, hasta hoy, se mantiene el apoyo de los “petrodólares” a ISIS.

por la errática y cómplice acción de las potencias occidentales en la región, como lo afirman varios analistas, ISIS ha crecido rápidamente en la región. Aprovechando la debilidad del gobierno de Irak y, a su vez, los recursos y armas que la ocupación de EEUU y países aliados han dejado en la zona. Esto se suma a que este grupo fue “minimizado” (como amenaza) y hasta fomentado por países de occidente, de modo tal que siguiera siendo un factor importante para el derrocamiento de Bashar Al Assad en Siria. De hecho, en el 2010 el gobierno de Siria planteó a EEUU un combate en conjunto al terrorismo extremista, -esto en el marco de la declarada “guerra al terrorismo” planteada por La Casa Blanca- sin embargo EEUU rechazó el planteamiento.

Es más, Rusia ha planteado cierta complicidad de parte de EEUU y los países aliados (Inglaterra, Francia, Alemania, Israel y otros) en el crecimiento de ISIS quien está presente en Siria y ha planteado como objetivo sacar a Al Assad, esto en conjunto con otros grupos fundamentalistas presentes en ese país. Si bien EEUU ha planteado, después del asesinato del periodista James Foley, a ISIS como enemigo, en la práctica ha cometido “errores” militares que han terminado beneficiando a ISIS. Varias denuncias de combatientes Kurdos y del propio gobierno sirio han señalado que EEUU ha entregado armas a ISIS, denuncia que en octubre del año pasado tuvo una prueba indesmentible, luego que la Casa Blanca confirmara -ante unas imágenes difundidas de combatientes de ISIS mostrando grandes cargamentos de armas- que “por error había arrojado cargamentos con armas y medicinas en la frontera siria de Kobane“, las que se suponía era para los combatientes kurdos. Esto se sumaba a un incidente previo –en septiembre del año pasado– en donde la aviación israelí atacó posiciones del ejercito sirio que combatía a ISIS y Al Qaeda en Nabi Jabil.

No son pocos los analistas que ven a ISIS algo similar a lo ocurrido con los Talibanes en Afganistán, que terminó con la creación de Al Qaeda. Pues las potencias de occidentes financian y fomentan la creación de grupos -en primera instancia controlables- que operan a favor de objetivos inmediatos, es decir, que su existencia presenta problemas a “enemigos” y/o obstáculos circunstanciales, una especie de regla de guerra; el enemigo de mi enemigo es mi amigo. En el caso de ISIS, estos representaban problemas para los gobiernos de Irak y Siria -apoyados por Irán- por lo que, sus respectivas caídas harían disminuir la influencia de Irán en la región y por tanto, su debilitamiento, objetivo que no han escondido en Washington y en Tel Aviv. El caso de Rusia es similar, su apoyo a Siria -aliado estratégico en la región- implica el no perder su poder de influencia y mantener, en esa zona, sus negocios -gas y petroleo- por lo que la zona se ha convertido en un tablero de ajedrez para las grandes potencias, escenario propicio que el subestimado ISIS ocupó y, hasta ahora, sigue ocupando.

Muchas son las dudas que deja al descubierto el rápido desarrollo de ISIS y no pocos ven en esto un nuevo Frankeistein creado por la complicidad o, en el peor de los casos, la omisión o negligencia.