Home » DDHH » René Menares Díaz, vecino de Villa Francia detenido y desaparecido el 29 de octubre de 1974

René Menares Díaz, vecino de Villa Francia detenido y desaparecido el 29 de octubre de 1974

René Menares, de 30 años, fue detenido el 29 de octubre de 1974 a pocos metros del lugar donde trabajaba por un grupo de civiles no identificados que lo obligaron a la fuerza a introducirse en un vehículo particular y después se alejaron con destino desconocido, consignado en el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación como víctima de violación de derechos humanos. (Memoria Viva)

Rene Menares1

René Menares

René nace en la ciudad de Linares el 2 de Agosto de 1944, al momento de su detención estaba casado con Rosa Guzmán Ubilla, junto a ella tuvieron 2 hijos. En el año 1969 llegaron a Villa Francia específicamente al pasaje el Volcán, a través de un terreno adquirido por Serviu. Junto a Rosa comienzan a construir su casa al igual que todos los vecinos. Chofer de la locomoción colectiva,  trabajó en el recorrido “Portugal – El Salto” hasta principios del año 1974 hasta que, sin razón aparente, fue despedido. Por esos años la falta de un trabajo estable y lo escaso de los alimentos hizo que se dedicara a realizar diferentes actividades que le permitieran generar el sustento del hogar. Cómo fuera, el alimento para su esposa e hijos no podía faltar, sin contar que había que terminar la construcción de su hogar, es así que llega a trabajar con un amigo en Renca, Mario, quien tenía una zapatería en esa comuna y él iba como ayudante.

Aída, su vecina nos relata, “La verdad que todos los vecinos han sido buenas personas conmigo y si bien, René no participaba como organizador ni dirigente del sector, siempre facilitaba su vehículo particular para ir en busca de los alimentos, si uno lo pillaba le pedía algún favor y él lo hacía sin ningún problema, se le veía poco por acá, porque salía muy temprano a trabajar y llegaba muy tarde, uno conocía mas a la Sra. Rosa y a los niños. Lo bueno que tenía es que si una necesitaba algo, de alguna manera se las arreglaba y ahí estaba siempre dispuesto a colaborar, había que ser así, unidos como buenos vecinos, no nos quedaba otra más que cuidarnos y apoyarnos entre nosotros”. Respecto a la desaparición de Don René, “pocos fuimos los que supimos de lo que pasó con René, el miedo y la desconfianza era fuerte en esa época, una no podía hablar y tampoco preguntaba mucho, me daba pena los hijos sí, el Rodrigo me veía pasar y me decía ‘Sra Aída, todavía no aparece mi papá'”.

Irene, vecina de Villa Francia, comenta: “Por mis hijos yo ubicaba más a los hijos de René, a su hija más que nada porque participó por muchos años con mis hijos en el grupo de folclor de la comunidad cuando eran chicos, la última vez que la vi fue cuando inauguramos el memorial. En esos años había un desabastecimiento inmenso en la población y se crearon los Comités, acá en la Villa existían 3, estaba la “Jap”, “Abastecimiento directo” y la “Canasta popular” que estaban divididos por sector, de seguro René participa o tenía a cargo alguna labor, todos teníamos algo que hacer en esas organizaciones, no me parece extraño que él ayudara a los vecinos, esas organizaciones aliviaban la falta de alimentos que era culpa de los que sólo pensaban en sus intereses y por eso creaban el desabastecimiento, era todo racionado sí, pero servía, la Jap era del gobierno y entregaba mas a los comerciantes que a los pobladores, con suerte una salsa de tomates, una sopa y nada más, así que acá en la Villa duraron poco, en cambio el “Abastecimiento directo” y la “Canasta popular” entregaban las cosas mas urgentes como el azúcar, la harina, el aceite, el arroz, el té, por ejemplo,  y se repartía según  integrantes del grupo familia por ejemplo si en una casa vivían 5 personas, se entregaban 5 kilos de arroz “.

Los primeros signos de escasez se dieron a partir del primer semestre de 1971. Debido al desabastecimiento de alimentos básicos que por esos años afectaba a la población, se crearon diferentes organizaciones que trataban de hacer frente a esta situación. La falta de alimento era provocada de manera artificialmente por los dueños de las mercadería y el mercado negro, en aquel entonces y bajo esas condiciones, el país contaban con una ciudadanía organizada en Juntas de Vecinos y en organizaciones de Abastecimientos directos, la participación popular fue vista como una buena forma de hacer frente a este problema y los vecinos cumplían un rol fundamental.

Según consta en la denuncia  realizada por la Sra. Rosa Guzmán Ubilla por presunta desgracia,  declara lo siguiente:

“En uso del derecho que me confieren los artículos 81 y 55 del Código de Procedimiento Penal, vengo a hacer presente los hechos constitutivos de presunta desgracia ocurridos a mi cónyuge René Ernesto Menares Díaz, detenido y desaparecido desde Octubre de 1974, según los antecedentes que paso a exponer.

El día 29 de octubre mi esposo salió de nuestro domicilio en Villa Francia a las 8:30 de la mañana, me dijo que iba donde su amigo Mario Suárez, vecino nuestro que tenía una reparadora de calzados ubicado en cale Luis Emilio Recabarren, actualmente la Marquesita 2392, Renca, donde él oficiaba de ayudante para ganar algún dinero, ya que se encontraba cesante. Ese día le avisó a su amigo que iría a realizar algunos trámites. A eso de las 15:30 hrs. salió del taller con el fin de tomar locomoción. Fue su amigo Mario Rafael Suárez Huidobro quien vio que un individuo lo subía a un coche oscuro que partió velozmente, doblando por calle Caupolicán, desde entonces nunca más supimos de él.

En Diciembre de 1974 concurrí al Comité Pro-Paz donde se interpuso denuncia por Presunta Desgracia. Este proceso se inició en el Séptimo Juzgado del Crimen, ROL 3809. Nunca se pudo encontrar el expediente.

POR TANTO;
De Acuerdo a lo expuesto y lo previsto en los artículos 81 y 93 del Código Procesal Penal.
SIRVASE S.S., tener presente la presunta desgracia de mi cónyuge RENE ERNESTO MENARES DIAZ, ya individualizado, instruir un sumario e ingresar de inmediato todas las diligencias destinadas a ubicar su paradero y condición actual, si es que está vivo o, por el contrario, establecer qué delito pudo haberse cometido en su contra, como así mismo, individualizar a los hechores”.

También se citó a declarar a Mario Suárez. Se solicita al Instituto Médico Legal tener presente esta denuncia e informar de algún ingreso N.N de sexo masculino, se despachó una orden de investigar a la Policía de Investigaciones de Chile, se asigna abogado patrocinante a Ingrid Nomke Cadiz, patente 018945 de la Municipalidad de Las Condes, hasta hoy sin resultados.

23 de Octubre de 1991 – Séptimo Juzgado del Crimen:
“Hasta el día de hoy, no se ha logrado la justicia en la inmensa mayoría de los mas de 1000 casos de detenidos desaparecidos en Chile y la impunidad continúa”.

Recordar a los ejecutados y desaparecidos es una tarea necesaria e imprescindible si se quiere construir un futuro mejor.