Home » Noticias » Ricardo Lagos Escobar: El socialismo concesionado y la cátedra de un narcisista ofreciendo rentables negocios

Ricardo Lagos Escobar: El socialismo concesionado y la cátedra de un narcisista ofreciendo rentables negocios

“Todo aquello que es concesionable, se concesiona”.- Ricardo Lagos en ICARE 

Ricardo Lagos, el ex presidente de Chile entre los años 2000 y el 2006 se presentó en el ICARE como el vendedor de maletín que es, logrando abrir el apetito de futuros negocios a los presentes en las áreas de obras publicas, energética e incluso habló de la educación, evidenciando lo confuso de la Reforma Educacional en la que aprovechó de tirar mas leña al caldero abogando por el sistema de becas, dejando zanjado la no gratuidad y se permitió sin culpa, alabarse a si mismo como el estadista que profesa ser.

Lagos,  alias el “capitán planeta”, comenzó su discurso zanjando de facto cualquier contradicción entre lo publico y lo privado, sentenciando como el Marx de la tercera vía que es (robándole la patente a Giddens) que “la historia de la humanidad es la historia de lo publico y lo privado como una colaboración virtuosa” obviando la tensión constante entre estos en donde, actualmente, lo publico está supeditado (por la fuerza) a lo privado. Pero Lagos no estaba ahí para hacer teoría sino para hacer negocios.

Y, aunque resulte tragicómico y paradójico, Lagos se fue directamente al sector de las obras públicas y el transporte. Si, el mismo Lagos creador del Transantiago, el mismo Lagos que prometió el Tren al Sur, el mismo Lagos que concesionó gran parte de las carreteras del país, esas mismas que usan TAG con cobros abusivos y sin pataleos por contratos que duran décadas, esas mismas carreteras que están constantemente reparándose por lo mal construidas pero que tanto rinden económicamente. Ese Lagos puso en la mesa la oferta futura (de quien ya habla como un pre candidato a la reelección) futuras carreteras urbanas concesionadas, una Línea 1 del Metro paralela Express, y la capacidad de un Estado que puede pedir créditos a 50 y 100 años, haciendo entrar al sector privado a sus anchas. El axioma es simple (y retórico) El Estado concede a privados y se libera así para invertir “en lo social”. Modelo que precisamente está en crisis en el mundo pero que el buen Lagos ofrece como novedad.

Ahí, ya Lagos entrado ya en confianza, criticó a los últimos dos gobiernos por “no tener los pantalones bien puestos” (cabe el machismo intrínseco) en materia de decisiones propias de un estadista (él mismo) y por no construir lo que debía ser construido y continuar su gran obra de Estado.

Lagos continúo agregando otra fase a este negocio: Energías limpias. Claro que en esta parte su acento fue más al Estado, intuyendo que los presentes solo rinden a inversiones seguras como por ejemplo: El CAE (Crédito con Aval del Estado). Y como buen “Capitán Planeta” abogó por la huella de carbono, energías limpias (solar y geotérmica) haciendo hincapié a que esa será la “muestra de civilidad” en el futuro próximo, obviamente nadie se iba a parar ahí para recordarle lo ocurrido con Celco en Valdivia, tal vez por temor a que fuera increpado por anti democrático como lo hizo Lagos a un manifestante en esos tiempos o mas seguramente porque a los presentes no les preocupan esas cosas propias de comunidades mal agradecidas que no entienden que el progreso y el crecimiento está por sobre todo. Nadie le recordó las termoeléctricas construidas o la dependencia al gas argentino que cristalizó. Sus ayuda a Endesa y política de obras públicas poco respetuosa del patrimonio cultural.

Mención aparte su comentario de los inmigrantes, constatando lo poco que hemos crecido en demografía a comparación de nuestros vecinos de la región. Por lo que promocionó formulas de políticas de inmigración para “captar capital humano competente” y no como nos llega ahora. Para eso hay que instalar un sistema de becas, golpeando de pasada la educación gratuita universal, la que según él, no tendría sentido en este diseño perfecto y virtuoso que el propone.

Lagos el socialista, el de los sobre sueldos, el de EFE, el de la privatización de la salud y áreas productivas de Codelco. El Lagos que cuando vio que el socialismo no se había renovado lo suficiente en ese tiempo (tanto como hoy) creó ese “partido” que asemeja mas a un club de accionistas llamado Partido Por la Democracia (PPD) y que oficia también de OMIL (oficina de empleos).

Lagos hizo en ICARE una presentación propia de un vendedor que ofrece el sueño del buen negocio con rentabilidad y responsabilidad social, aunque “la ciudadanía demande como ahora, que demanda harto” cuestión que hay que atender para que no se joda el negocio. Pero abrió una arista, la de la candidatura presidencial “cuando me propusieron gobiernos de 4 años no estaba muy de acuerdo, dije 4 años pero con reelección, me dijeron que no dijera esas cosas”. Lagos no solo ofreció la oportunidad del negocio, lanzó su curriculum en la mesa a la espera de que en el momento de convulsión social se elija a un buen gerente general, alguien con experiencia, pensando en el futuro a largo plazo y que este dispuesto, como lo ha estado él, a concesionar todo lo que se pueda concesionar, incluyendo, lo ideales. Aplausos para Ricardo Lagos, como diría Hernán Somerville, “Los empresarios aman a Lagos” ovación.

Si tiene paciencia y tiempo puede ver la intervención completa de Ricardo Lagos en ICARE: