Home » Noticias » Sebastián Dávalos fue fotografiado en conocido restaurant pinochetista en medio de polémica por computador borrado

Sebastián Dávalos fue fotografiado en conocido restaurant pinochetista en medio de polémica por computador borrado

davalosSebastián Dávalos fue fotografiado en el restaurant Lili Marleen (nombre de una canción alemana famoso durante la Segunda Guerra Mundial), reconocido restorán pinochetista y que tiene sus muros llenos de fotografías alusivas al dictador y a los militares -de línea prusiana- en el mundo. Esto, en medio de una nueva polémica relacionada con el caso CAVAL, en que los computadores que usaba el hijo de Bachelet cuando trabajaba en La Moneda y que fueron incautados por el OS9 de carabineros, tenían borrada su información.

Ante esto, desde la misma Moneda hace referencia al tema Marcelo Díaz, el Ministro vocero de Gobierno, indicando que por protocolo los computadores son formateados cada vez que sale un funcionario para dejar disponibles los equipos para quien entre. Sin embargo, según se indica en el  Diario U de chile hay un Decreto Supremo (DS 83) del año 2005 en que la información digital de los funcionarios de gobierno debe ser respaldada anualmente.

Sebastián Dávalos, el hijo de la presidenta Michelle Bachelet, está siendo investigado por el caso Caval (emblemático de la corrupción política en Chile, junto a Penta y SQM), donde hay una denuncia por tráfico de influencia y uso de información privilegiada, junto a otras que se han sumado, por el préstamo que le otorgó el Banco de Chile (cuyo dueño es Andrónico Luksic) a la empresa, monto de 6.500 millones de pesos con el que se compró un terreno en Machalí, y que fue vendido a una constructora por el monto de 9.500 millones de pesos (monto que fue prestado también por el Banco de Chile), logrando recaudar la empresa 3.000 millones de pesos en una sola transacción. Cabe recordar que el préstamo que solicitó Caval no fue otorgado por ningún otro banco por el bajo capital de la empresa.

Revisa la crónida de RVF: Renuncia de Sebastián Dávalos no aminora el golpe, pues deja en evidencia las estrechas relaciones del Gobierno con Luksic.