Home » Analisis » Sergio Grez y el Foro por Asamblea Constituyente: “El proceso constituyente del gobierno es una farsa, una parodia”

Sergio Grez y el Foro por Asamblea Constituyente: “El proceso constituyente del gobierno es una farsa, una parodia”

El Historiador Sergio Grez junto a Mario Saavedra, miembro del Foro para la Asamblea Constituyente, conversaron en Radio Villa Francia sobre la Asamblea Constituyente como parte de una demanda sentida que cada vez toma más y más fuerza en la ciudadanía y, de paso, analizaron críticamente el actual proceso institucional que lleva adelante el gobierno y que plantea un proceso constituyente con consultas ciudadanas no vinculantes y dentro de la institucionalidad enmarcada en la Constitución de 1980 que da suma importancia al Congreso de Chile y a los acuerdos políticos de los partidos dominantes.

Primero, no hay duda de que esta Constitución actual claramente es espuria e ilegitima en su origen y no garantiza derechos sociales, es decir, no obliga al Estado a dar derechos como educación, salud, vivienda, laborales, pueblos originarios etc“. Así señala con claridad el Historiador Sergio Grez. Esto porque la Constitución del 80 claramente no tiene legitimidad, “basta decir que no había registros electorales -destruidos durante el Golpe Militar- incluso en su “votación”, si se le puede llamar a eso una votación, en 9 regiones “votaron” más personas de las que habitaban en dichas regiones, sumado a que es un texto realizado régimen Dictatorial” señala.

La conversación se da en el marco de una serie de talleres y encuentros en torno a la Asamblea Constituyente que han estado realizando diversas organizaciones sociales y políticas desde hace tiempo en lo que se ha denominado “El Foro por la Asamblea Constituyente”, así lo señala Mario Saavedra, quien precisa que se han venido haciendo un trabajo desde hace años en el Foro y se han ido sintetizando en documentos, 10 hasta ahora, y que es parte de un libro -a modo de síntesis- llamado “Asamblea Constituyente, La alternativa democrática para Chile“. (revisa documentos: Escuela Constituyente).

La Constitución actual, dice Grez, se limita a garantizar la libertad económica, la libre empresa, el derecho de propiedad y no el derecho a la propiedad, diferencia súper importante pues esto no garantiza derechos sociales. “Ahora el tema no es solamente la Constitución sino también las Leyes orgánicas constitucionales. De este modo lo que tenemos en Chile es una democracia restringida, tutelada de baja intensidad“.
Por eso, desde el Foro por la Asamblea Constituyente señala que “hay que cambiar esta constitución y no solo reformularla como se está planteando concretamente ahora, para que por lo menos garantice derechos sociales”.

El Proceso Constituyente del Gobierno es una farsa y una parodia

De esta manera lo grafica Grez:

A ver, la etapa ciudadana, de los cabildos locales (ELA) y luego regionales, como lo ha dicho la presidenta y las autoridades, está concebido como un proceso consultivo pero no vinculante, o sea, se invita a la gente a discutir sobre temas abstractos y luego dicen nosotros “elaboraremos” un proyecto de nueva constitución (expertos) y luego eso será refrendado por el actual Congreso binominal con un quórum supra mayoritario (auto impuesto) de 2/3 (más de un 60%) y luego el próximo Congreso, que cambiará parcialmente (en la elección) solo la mitad el Senado, deberá decir con un 60% que mecanismo usará. Es importante señalar que ninguna institución del Estado es un poder constituyente, es un poder instituido, el poder constituyente radica en la ciudadanía“, señala Grez.

Es por ello, que a juicio del Historiador, el proceso planteado por la presidenta Bachelet y que hoy se está desarrollando, “es una farsa, una parodia, pero que sigue la lógica de lo que históricamente han sido los procesos de constituciones en nuestra historia como país“, sentencia Grez.

Revisa: Más del 60% de actas de los ELA del proceso constituyente no serían validadas debido a problema en plataforma web

Para los miembros del Foro por la Constituyente el tema es claro en cuanto a que este proceso institucional que se está realizando no va a ningún lado, más allá de lo rescatable que pueda ser el proceso en sí de cabildos y los ELA para las propias personas, como ejercicio, pero teniendo claro no solo que no será -dicho proceso- vinculante, ni que tendrá incidencia, como ya ha sido claramente establecido por el gobierno.

Veamos, hay 4 propuestas en este proceso: De pasar el primer escollo (que implica una votación con más del 60% del Congreso para que siga el proceso) se viene discutir la propuesta: Una de las propuesta es la creación de una comisión Bicameral (Senado y Diputados) para redactar el texto final.
Dos: La creación de una comisión constituyente compuesta en su mitad por delegados elegidos (por voto) y la otra mitad por delegados designados por los parlamentarios.
Tres: Una Asamblea Constituyente que, virtualmente, sigue en competencia, pero la verdad es que la presidenta Bachelet descartó la Asamblea Constituyente al momento de iniciar este proceso constituyente.
Y cuatro: El plebiscito. ¿Alguien cree que este Congreso o el próximo -que necesita más del 60%- va a optar por la AC o el plebiscito cuando la oposición a la Asamblea Constituyente es transversal en la clase (casta) política?

De partida, la mitad del Senado no se renovará, o sea, habría que convencer no solo a la UDI, gente como Moreira, Von Baer u otros de esa colectividad de Renovación Nacional e independientes de Derecha, sino que a los propios sectores conservadores de la Nueva Mayoría, solo para tener los quórum y salir airosos en la primera etapa para continuar. Interesante, a modo de ejemplo, es lo ocurrido con la Reforma Laboral, donde el gobierno, tras el fallo del Tribunal Constitucional, anunció una Reforma Constitucional la que finalmente terminó desechando porque “no tenía los votos en el Congreso”. O sea, algo que necesita menos quórum que lo que se auto exigió para el proceso constituyente, el gobierno no pudo hacerlo porque no tenía votos, la matemática es clara. O sea, en el mejor de los casos y, teniendo el quórum -teniendo todo a favor- con un Congreso el año 2022 o quizás más (completamente renovado) la probabilidad es mínima. Según Grez, el proceso planteado por Bachelet “está muy bien pensado, para decir que se hace algo que de verdad no se hará”.

Desde el Foro por la Asamblea Constituyente señalan que no están exigiendo una Asamblea Constituyente para ahora, pues saben que todo depende de la correlación de fuerzas, por lo mismo, con experiencias históricas como “la constituyente chica” (del año 25) plantean educar, discutir y ayudar al fortalecimiento del movimiento popular, única fuerza que permitirá desnivelar “la balanza en cuanto a fuerza”, entendiendo que es la única manera de asegurar por lo menos, dentro de la democracia burguesa, una Constitución que garantice a lo menos derechos sociales que hoy no tiene la actual constitución, y, desde la misma instancia señalan que “ese proceso es largo, pero hay que ir sumando y avanzando en fuerza popular para disputar aquello, porque crear fuerza constituyente para nosotros es crear movimiento popular“, señalan.

Escucha la entrevista y debate completo registrado en el Matinal RVF: