Home » Género y feminismo » Soledad Alvear, la Iglesia y el lobby conservador que busca sepultar el proyecto de aborto terapéutico

Soledad Alvear, la Iglesia y el lobby conservador que busca sepultar el proyecto de aborto terapéutico

Uno de los proyectos emblemáticos del gobierno, “el aborto en tres causales especificas“, ha debido enfrentar una dura batalla entre los sectores conservadores del país representados en el Congreso -que no son pocos- y en las propias filas de la Nueva Mayoría. El proyecto, que pretende restituir en parte lo que estuvo vigente desde 1931 y que fue derogado -casi al final de la Dictadura en 1989- pretende restaurar la posibilidad del aborto terapéutico en Chile en tres causales especificas; violación, inviabilidad del feto o riesgo de vida la madre.

Fue el 06 de julio de 1988 -aún en Dictadura- cuando uno de los miembros de la junta nacional de gobierno, José Toribio Merino, introdujo la moción de ley referente a “La protección de la vida del que está por nacer”, ley que se promulgó el 24 de agosto de 1989, y que sustituye al artículo 119 del código sanitario. Por su parte, Jaime Guzmán, quien integraba la comisión de la nueva constitución chilena, indicó en aquella oportunidad que: “La mujer está siempre obligada a tener el hijo, en toda circunstancia, como parte de la cruz que Dios pueda colocar al ser humano. La madre debe tener al hijo aunque este salga anormal, aunque no lo haya deseado, aunque sea producto de una violación o, aunque de tenerlo, esto derive su muerte.

Revisa: #Aborto3Causales viene recién a restituir derecho que existió en Chile desde 1931 y que eliminó la Dictadura en 1989

El gobierno ha cedido ante la DC

Uno de los mayores escollos que ha debido enfrentar el proyecto impulsado por el gobierno ha sido lidiar con la sistemática presión y bloqueo por parte de sectores dentro de la Democracia Cristiana. El gobierno ha cedido en dos ocasiones ante la ofensiva DC. La primera, fue en julio del año pasado, cuando el Bloque DC -que incluyó la participación del Ministro del Interior DC, Jorge Burgos- logró postergar la votación en la Comisión de Salud de la Cámara. De este modo, cuando estaba todo listo para votar en la comisión de salud, el ministro Eyzaguirre pidió ante la Comisión una “prorroga” debido a la petición de la DC que el gobierno terminó acogiendo. ¿El argumento?  Tener mas tiempo para revisar “los principios orientadores del proyecto“, esto pues, según la bancada DC, “se funda mucho en la autonomía de la mujer” y “no considera medidas alternativas“, como por ejemplo: el proyecto de acompañamiento presentado por la colectividad falangista. De este modo, la presión DC, la Iglesia y sectores conservadores ganaba su primera batalla.

La presión se mantuvo por parte de la DC y así quedó demostrado a principios de enero de este año. Fue allí cuando el gobierno terminó cediendo y acogiendo la petición de la DC respecto a la indicación de “denuncia a la justicia ante una violación”, es decir: Independiente de que se constate la violación por un doctor/a, la mujer que quiera realizarse un aborto tras una violación, deberá, obligatoriamente, realizar una denuncia al Ministerio Público. Esta modificación desvirtúa el principio inicial del proyecto presentado por el gobierno y generó la molestia de la propia ministra del Sernam, Claudia Pascual -además de otros parlamentarios de la Nueva Mayoría- y que incluso motivó la renuncia de la subsecretaria del Sernam, Gloria Maira, quien señaló que “no se estaba defendiendo lo prometido en campaña”, respecto a este proyecto por lo que ya se había perdido el foco en cuanto al avance de derechos de la mujer.

Revisa: Renuncia de subsecretaria del Sernam deja a la luz graves modificaciones que amenazan proyecto de aborto 3 causales

El lobby conservador contra el Proyecto de Aborto

El lobby desatado en contra del proyecto de “aborto en tres causales especificas”, ha estado liderado por tres mujeres, dos de ellas en el Congreso. Estas son: La DC Soledad Alvear (ex ministra y ex parlamentaria) y las Senadoras Carolina Goic (DC) y Jacqueline Van Rysselberhe (UDI). Y no es azaroso que sean mujeres, pues el lobby conservador, encabezado por la Iglesia Católica, ha tomado como una “guerra santa” el proyecto de aborto de tres causales, una demostración de fuerza de que su poder aún está vigente en Chile. Por lo mismo, en un escenario en donde la discusión central tiene relación con los derechos de las mujeres a decidir, es importante -según los asesores de la Iglesia- que la discusión esté liderada por mujeres “de bien”, contra “mujeres liberales”, asumiendo que mediáticamente es muy difícil discutir desde la “sotana masculina”. Es así como la alta jerarquía de la Iglesia Católica chilena ha pedido la ayuda de consultoras y desplegado todo el lobby posible, el que hasta hora, a lo menos en el Congreso, le ha dado resultado.

Revsisa: Cardenal Ezzati premia a Jacqueline Van Rysselberghe y Soledad Alvear por “defender la vida, la familia y los DDHH”

Este lobby se suma al bloque conservador en Chile Vamos (ex Alianza) encabezado por la UDI, y por parte de ciertos sectores de la Iglesia Evangélica que han comenzado a ejercer poder en el Congreso.

Soledad Alvear y la ofensiva de parlamentarios DC para bloquear el Proyecto de aborto terapéutico

Esta semana está prevista la votación del Proyecto de Aborto terapéutico (en 3 causales) en la comisión de Constitución de a Cámara de Diputados, sin embargo uno de los proyectos emblemáticos del gobierno está a punto de zozobrar (nuevamente). Esto porque durante el verano se ha concretado la redacción de 3 mociones para ingresar en el Congreso con el fin de restringir la discusión a ciertas causales y eliminar de paso las planteadas por el gobierno. La ofensiva esta liderada por la ex Ministra de Justicia del gobierno de Ricardo Lagos, Soledad Alvear, y los Diputados DC, Jorge Sabag, Marcelo Chávez, Jaime Pilowsky e Iván Flores. Según publica El Mercurio. Alvear ha venido trabajando junto a los Diputados desde antes del receso legislativo (febrero) ya teniendo listas las 3 mociones para ingresar en esta primera semana de marzo y de ese modo, bloquear el proyecto de Aborto de tres causales especificas del gobierno.

La molestia se ha hecho sentir por parte de un sector importante de la Nueva Mayoría que incluye a mujeres de la DC quienes sacaron un video esta semana apoyando publicamente el proyecto de aborto terapéutico. Entre ellas, la ex ministra Laura Albornoz, la vicepresidenta del partido, Soledad Lucero, y la consejera nacional, Isabel Aylwin.