Home » Noticias » Teletón: historia, cifras y grupos empresariales asociados a la “cruzada solidaria”

Teletón: historia, cifras y grupos empresariales asociados a la “cruzada solidaria”

Inicia la versión XXVII de la Teletón y su rostro histórico, Mario Kreutzberger, conocido como “Don Francisco”, ha recorrido la mayoría de los medios de comunicación de masas del país, canales de televisión, radios, diarios y medios electrónicos, y en todos ellos -como habitualmente lo hace- convoca y llama a sumarse a la “Cruzada Solidaria”, pero también ha ocupado aquellos espacios para reivindicar la obra y de paso, contrarrestar las críticas que han surgido el último tiempo en contra de la fundación.

Críticas a la Teletón

Las críticas han aumentado el último tiempo sobre todo tras los escándalos del “Caso Penta”, que involucró a uno de los hombres fuertes del Directorio de la Fundación Teletón, Carlos Alberto Délano, quien defraudó al fisco en miles de millones de pesos -el Holding Penta devolvió impuestos adeudados por cerca de 5 mil millones de pesos con el fin de que se considerara atenuante- y encabezaba una maquinaria ilegal de financiamiento político a la UDI. A esto se suma el “Cartel del Confort” que involucra a la marca “Confort” una de las históricas de la “cruzada solidaria”, propiedad de la CMPC perteneciente al grupo Matte.

ORITELAdemás, hace un año llamó la atención el informe de la ONU criticando al modelo de la Teletón, que si bien estaba referenciada particularmente a la que se realiza en México, en el mismo informe se cuestiona al modelo de Teletón completo. Críticas al modelo de campañas de caridad tanto por el rol que no está ejerciendo el Estado el cual debiera resguardar la salud e integridad física de todos las personas para que puedan desarrollar sus capacidades, como por el rol que cumplen las empresas en su lavado de imagen y publicidad, y las relaciones de poder entre estas y la Teletón, exponiendo a los niños y niñas con discapacidades como sujetos de caridad y no de derechos, además de profundizar la victimización y no la integración promoviendo estereotipos como lo enuncia un informe de la ONU respecto a la Teletón México. En la Teletón de Chile se señaló que lo planteado por la ONU hacía referencia específicamente al país del norte (México), sin embargo el informe es más amplio que eso -en cuanto a la crítica del modelo de Teletón- y se omitió que la Teletón de México está regida bajo los parámetros y lineamientos de ORITEL (organización internacional de Teletones) que agrupa a 12 países, ellos son; Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Hondura, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, Puerto Rico, EEUU y Uruguay. Dicha organización está dirigida por un directorio que, inicialmente es en gran parte el mismo de Teletón Chile, hace un año en su directorio estaba Carlos Alberto Délano. Actualmente ORITEL está presidida por Mario Kreutzberger y su vice presidenta es Ximena Casarejos, quien es la actual Directora ejecutiva de la Fundación Teletón de Chile.

Frente a esto el Presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados de Chile, Alejandro Hernández, afirmó que estas mismas recomendaciones debiesen hacerse a los gobiernos chilenos, y que la “Campaña ruidosa, que lo único que ha logrado es instalar en el inconsciente colectivo y del empresariado chileno, que ‘integrar es hacer un favor’. Este hecho impide por ejemplo una efectiva, adecuada y proactiva integración laboral de administrativos, técnicos y profesionales con discapacidad al mundo laboral. Prueba de esto es que solo el 0,5% de las empresas en Chile ‘se atreve’ a integrar a recurso humano con algún tipo o grado de discapacidad y más del 90% de las personas con discapacidad en edad de trabajar, en Chile se encuentra cesante. Las empresas que aportan dinero a Teletón no integran debidamente a personas con discapacidad al trabajo, lo cual constituye un acto surrealista y de una profunda inconsecuencia”.

Revisa: Informe del Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU.

El objetivo de esta campaña es reunir un monto de dinero superior a la versión anterior para costear los tratamientos a los que deben someterse los niños y niñas de familias que no tienen posibilidad de pagarlos, puesto que en la salud privada son carísimos y las políticas públicas son aún insuficientes.

La labor que ejerce la Teletón ha sido importante, pues sin ella habría miles de familias mucho más endeudadas o debiendo sufrir la invalidez de por vida de alguno de sus niños, inhabilitados para trabajar o no aceptados por ningún empleador cuando crezcan. Ahora, tras casi 30 años de Teletón, en el caso de Chile, el cuestionamiento a que esta se mantenga es válido, pues se supone -en principio- que esta iniciativa era para poner en el tapete el problema de la discapacidad y avanzar en integración, pero ha terminado resultando en lo contrario, en la escusa del Estado para no invertir ni desarrollar políticas públicas profundas en esta materia.

Las cifras

Según el el último Censo vigente, existen 2.119.316 personas con discapacidad en el país que representa el 12,7% de la población total – 987.753 hombres (46,6%) y 1.131.563 mujeres (53,4%) -, 983.141 presentan discapacidad física y 1 de cada 31 niños –desde 0 a 15 años- tiene algún tipo de discapacidad. Otro dato relevante es que 2 de cada 5 familias que tienen en su núcleo familiar un integrante con algún grado de invalidez, viven en condición socioeconómica baja, lo que se traduce en que más del 70% se atiende en el sector público.

Según el censo, de personas mayores de 15 años (aptas para trabajar) solo un 29,2% tiene trabajo (la cifra de la población total en mayores de 15 es de 48,1%) y en su mayoría son trabajos no calificados (66,29), mientras que la mitad de las personas con discapacidad no terminó la enseñanza básica. Por otra parte, solo el 6,5 de las personas encuestadas declaró haber recibido rehabilitación durante el ultimo año, correspondiente a 134.257 personas, mientras que de los niños y niñas de entre 6 y 14 años solo recibieron rehabilitación un 11% de ellos. A pesar de que los datos consignados no están corroborados, por tratarse del último censo, no existe ningún estudio reciente donde podamos cuantificar de manera exacta la cantidad de personas con discapacidad que viven actualmente en Chile.

*El censo de 2012 está cuestionado por su alto porcentaje de omisión, habiendo lugares de Chile en los que no se realizó.

Por su parte, según manifiesta la Fundación Nacional de Discapacitados en su página web, el único estudio realmente serio realizado con respecto a la calidad de vida de los discapacitados del país fue realizado el año 2004 –hace 11 años- por el Instituto Nacional de Estadísticas y sus resultados fueron alarmantes. En dicho estudio un 39,5% de los discapacitados era de clase baja; 55,4% de clase media y solo un 5,1% de clase media alta y alta.

El 94% de los jóvenes y adultos mayores de 24 años nunca había recibido atención de salud y rehabilitación en virtud de su discapacidad. El 81% vivía con pensión básica solidaria de invalidez – que eran $82.000 mensuales hace 11 años- y el 19% no calificaba para obtener esta pensión. Con respecto a la educación básica, solo el 58% la culminaba y de 1.625.000 personas con discapacidad que se encuentran en edad de trabajar –mayores de 15 años- el 75% se encontraba sin empleo pero según una tesis de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez, la cifra de cesantía ascendería a 90%. De estos, un 9% lo hace en labores informales y solo el 1% posee un trabajo con contrato laboral.

Actualmente, en cifras de septiembre de 2015, el total de personas que recibieron la pensión básica solidaria por invalidez (PBS) fue de 179.362, recibiendo un monto de $89.764 (ha subido $7.000 en 11 años), según datos de la Subsecretaría de Previsión Social.

Frente a esto nace el un cuestionamiento clave: ¿Dónde están las empresas que se ponen “la mano en el bolsillo” al momento de entregar un trabajo digno a los discapacitados del país?.

Sobre la Fundación Teletón

La Fundación Teletón surge en 1978 mientras la dictadura cívico militar se enfrentaba con la condena internacional por la sistemática vilación de los Derechos humanos y por la represión liderada, en ese entonces, por la Central Nacional de Informaciones (CNI). En enero de ese mismo año se había realizado la Consulta Nacional de aprobación o rechazo a la dictadura, en la que ganó el “SÍ”, además de enfrentarse a una posible guerra con Argentina por el llamado “Conflicto Beagle”.

El grupo objetivo al que va dirigido el trabajo de la Fundación está constituido por niños, niñas y jóvenes menores de 20 años con discapacidad física de origen neuromotor, teniendo la posibilidad de extender la atención hasta los 24 años en caso de patologías recientemente adquiridas. En el 2014 se atendió a 26.256 pacientes en los 13 centros ubicados a lo largo del país, tomando en cuenta que –según el Censo 2012- el 86,1% de los discapacitados son mayores de 29 años, mientras que los menores de 20 años corresponden a 267.087.

Su principal fuente de financiamiento es el aporte solidario de miles de personas que contribuyen con su donación directa (70,4% del total recaudado en 2014) en una cuenta del Banco de Chile durante un evento televisivo de 27 horas continuas en cadena nacional, donde las marcas asociadas a la Teletón tienen una amplia plataforma para exhibir sus productos. A estos aportes se suman las donaciones de los auspiciadores, empresas, colegios, sindicatos y organizaciones sociales del país.

aportes teleton

En cuanto a los recursos entregados por el Fondo Nacional de Salud – FONASA-, estos corresponden a la asignación del beneficio de atención para pacientes usuarios de dicho Fondo, lo que permite cubrir de manera complementaria los costos de su rehabilitación, cerca del 85% de los niños y jóvenes se ven beneficiados, además existen convenios con Isapres que permiten adquirir bonos con costo cero para los usuarios. El aporte de Fonasa para la rehabilitación de niños de la Teleton sumaba $3.000 millones para 2012.

El Directorio de la Fundación Teletón

Luego de la explosión mediática del caso Penta la población se enteró que el Director de la Teletón desde el año 2007 era Carlos Alberto Délano, socio fundador del Grupo Penta que se ha visto involucrado en delitos tributarios por utilización de boletas falsas lo que significó multimillonarias pérdidas al fisco. En un breve comunicado la Fundación informó de la renuncia del empresario y que su reemplazante sería Humberto Chiang, urólogo de la Clínica Las Condes. En el directorio de Teletón también se encuentra Rodolfo Rosenfeld, socio fundador de la misma clínica.

El Vicepresidente de la Fundación es Patricio Jottar, gerente general de Empresas CCU –firma controlada por el grupo Luksic- desde el año 1998, casado con la hermana de Juan Bilbao, ex presidente del grupo Consorcio. Jottar fue presidente de Icare y muy cercano al ex presidente Sebastián Piñera además de ser parte del grupo ultra católico y conservador Muévete Chile.

La industria farmacéutica también tiene a su representante dentro de la Fundación. Alfredo Schonherr es el tesorero de Teletón. Ingeniero Civil de la Universidad Católica, ex gerente general de la Clínica Las Condes, actual vicepresidente de la asociación gremial Clínicas de Chile y de la Red Interclínica S.A. En 2010 comienza a formar parte del directorio de Farmacias Ahumada S.A., una de las 3 cadenas farmacéuticas que se coludieron para subir los precios de los medicamentos, junto a Cruz Verde y Salcobrand.

Forma también parte del directorio Ignacio Cueto, empresario chileno, gerente general de Lan Airlines y miembro del grupo Cueto, controladores de LATAM Airlines Group.  Casado con Paula Délano y es un amigo cercano de la familia Luksic, en noviembre del año 2013 se juntó con Paola Luksic para intentar subir el Everest, al igual como lo había hecho Andrónico años antes. También figura como director Lázaro Calderón, gerente general corporativo de Empresas Ripley, cuyo accionista principal es Ripley Corp. S.A de propiedad de la familia Calderón.

A pesar que Carlos Délano salió del directorio dejó a un representante del Grupo Penta en la Fundación. Alfredo Moreno, quien fue Ministro de Relaciones Exteriores bajo el gobierno de Sebastián Piñera, actualmente es presidente de Empresas Penta y líder de los directorios de las principales empresas del grupo en reemplazo de sus cuestionados controladores Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. Moreno además tuvo un rol negociador en las transacciones de la venta del Banco de Chile al grupo Luksic y la fusión de Falabella con Sodimac en el año 2003, y trabajó para el grupo Cruzat encabezando el área de comunicaciones del holding.

Por último se encuentra Daniel Fernández Koprich, tuvo cargos en los directorios de las empresas estatales Complejo Portuario Mejillones, Metro S.A., ENAP y TVN, en este último como director ejecutivo, cargo al que renuncia para pasar a la vicepresidencia ejecutiva de HidroAysén (sociedad de Endesa España S.A. y Colbún S.A. de la familia Matte), para luego pasar a finales de 2014 a la subgerencia general de ENERSIS (Endesa).

El rol de las empresas en la cruzada solidaria

Fuertes cuestionamientos han existido a la figura de grandes empresas durante la “cruzada solidaria”. El incremento en la publicidad de los auspiciadores de la Teletón, la exención de impuesto por la Ley de Donaciones y los grandes grupos económicos que durante los 27 horas que dura el evento aumentan sus ganancias ofertando sus productos son parte de las controversias que ha generado la Teletón sumado a los aportes reservados que entregaron algunas de estas empresas a campañas políticas.

Según la página del Servicio de Impuestos Internos “una de las franquicias que contemplan estas leyes (la de donaciones), es la exención del impuesto del que da cuenta la Ley N° 16.271 y la liberación del trámite de la insinuación. Pero desde el punto de vista del donante, la franquicia tributaria más importante la constituye la posibilidad que para efectos de la Ley de la Renta, pueda descontar, ya sea como gasto o como crédito contra el impuesto, parte o el monto total de la donación”. En este sentido las empresas no pierden, el dinero que entregan –que finalmente sale del bolsillo de los chilenos/as que compran los productos- se rebaja de los impuestos, por lo tanto es dinero que el fisco deja de percibir, “Las empresas no pierden, no sufren ninguna merma de su patrimonio, lo recuperan todo, además de obtener pingües ganancias con el aumento en las ventas de aquellos productos vinculados a la campaña“, según afirma Ronald Wilson, Profesor de Historia, Miembro del Directorio de la Fundación Latinoamericana de Innovación Social y ex Director Regional de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU).

Empresas solidarias con las campañas políticas

Por otra parte, variadas son las empresas relacionadas a grandes grupos económicos que además de ser auspiciadores de la Teletón están ligadas a los aportes reservados para campañas políticas.

Los Luksic tienen presencia en el directorio y con 4 marcas auspiciadoras del evento, estas son Cristal, Bilz y Pap y Cachantún, de la CCU, a través de la cual entregaron aportes reservados en las últimas elecciones. La cuarta compañía asociada es el Banco de Chile que posee la cuenta corriente para realizar las donaciones de la Fundación y el área minera del holding entrega recursos por medio de Minera Esperanza, la cuestionada Los Pelambres y Antofagasta PLC, que en 2013 aportó US $2,3 millones a las elecciones.

Los Angelini auspician a la Teletón por medio de Copec y entregan dinero a campañas políticas por medio de Celulosa Arauco y Constitución, y sus filiales Aserraderos Arauco y Paneles Arauco, la compañía Minera San Francisco, además de Abastible y la pesquera Corpesca.

El grupo Cueto, nombrado anteriormente, aporta a la Teletón por medio de LAN y a la política por Latam Airlines Group.

El grupo Falabella entrega aportes a la Teletón por medio de Sodimac, que es filial del grupo SACI Falabella, la misma empresa que entrega aportes a campañas políticas por 80 millones de pesos.

Uno de los más cuestionados en el último tiempo es el grupo Matte que se encuentra directamente relacionado con la colusión de las empresas CMPC y SCA (ex Pisa) en la industria del papel tisú. A pesar que este caso salió a la luz recientemente y que suspendieron la publicidad asociada a la Teletón, siguen siendo parte de los auspiciadores con cuatro marcas: Confort, Cotidian, Ladysoft y Babysec. Según un estudio realizado por el economista Germán Polanco las ganancias obtenidas por parte de “el cartel del confort” son de más de 816 millones de dólares como mínimo, lo que equivaldría a más de 20 Teletones 2015.

En octubre de 2008, -con la oposición firme de diversas organizaciones – la Fundación Cisneros y Teletón, bajo el alero de la minera multinacional Barrick Gold, sellaron un acuerdo llamado “Compromiso Atacama”. Con ello, sentaban las bases para una cooperación financiera orientada a la construcción de centros de rehabilitación, preparación de docentes y aprendizaje de alumnos vulnerables. “Estamos consiguiendo recursos para la construcción, implementación y, luego, la operación, donde estarán principalmente los recursos de Barrick repartidos en cinco años”, informó Don Francisco. La operación de Barrick era parte de sus acciones publicitarias que buscaban ganar apoyo comunitario para su polémico proyecto de Pascua Lama, en el Valle del Huasco.

Finalmente, tenemos que los grupos económicos que concentran la mayor riqueza del país, en tanto que solo 4 familias concentran un estimado del 20% del PIB nacional, aportan tan solo el 30% del total que recauda la Teletón anualmente, mientras que la gran mayoría del país de 17 millones de habitantes aporta el 70% de la Teletón. Por otra parte, no hay políticas de Estado que contribuyan ni a la equiparación de la balanza económica ni menos a tratar la discapacidad como un derecho social básico, en que se entregue las condiciones básicas para desarrollar las capacidades de cada persona, a la vez que las mismas empresas que promueven sus marcas en las 27 horas de amor, contratan marginalmente a personas con alguna discapacidad.