Home » Comunitario » Til Til, patio trasero de la Región Metropolitana en pie de guerra contra nueva planta de residuos tóxico en la zona

Til Til, patio trasero de la Región Metropolitana en pie de guerra contra nueva planta de residuos tóxico en la zona

Una nueva planta de residuos tóxicos en la localidad de Rungue, comuna de Til Til, moviliza a los vecinos quienes luchan para no seguir siendo la “Zona de Sacrificio” de la Región Metropolitana. 

Durante la jornada de este domingo 17 de agosto un importante grupo de vecinos de la localidad de Rungue, comuna de Til Til, se tomaron por cerca de una hora la Ruta 5 Norte a la altura del kilómetro 60. Eran cerca de las 19:00 horas y comenzaba a generarse un “taco” de proporciones con los vehículos que regresaban desde el norte tras el fin de semana largo. Hasta el lugar llegaron FFEE de carabineros de Colina y Santiago. Cuando ya había finalizado el “corte de ruta” por parte de los vecinos y estos se disponían a regresar a sus hogares, carabineros las emprendió con el carro lanza agua en contra de ellos. En el lugar se generaron enfrentamientos que terminaron en el sector residencial de Rungue, desde donde efectivos de FFEE detuvieron, desde el interior de algunas casas, a cerca de 5 personas, entre ellas una mujer embarazada que evitaba la detención de su marido que había sido herido por carabineros. Las personas fueron llevadas separadamente hasta Lampa y otras a Til Til, quedando en libertad durante la madrugada.

Los vecinos se manifestaban por segunda vez en una semana, la anterior había ocurrido el pasado jueves. ¿La razón? La instalación de una nueva planta de residuos tóxicos. Los vecinos afirman que son el “el patio trasero de la Región Metropolitana” y no dejan de tener razón.

Til Til, Zona de Sacrificio

Til Til se ha convertido en las ultimas décadas en una inequívoca zona de sacrificio, el patio trasero de la Región Metropolitana, cuestión que ha sido posible con la venia de diversas autoridades de los mas diversos sectores políticos. Ya el año 2009 el daño ambiental y el nivel de contaminación obligaban a reformular la legislación medio ambiental y una serie de promesas de compensaciones y de “nunca más” para Til Til. Pero como toda promesa de campaña no fue mas que una ilusión. Siguieron las empresas llegando a la zona para botar sus residuos, se siguieron permitiendo nuevas faenas y nuevos proyectos. La contaminación por arsénico, metales pesados, los malos olores, la contaminación de su agua, nada de esto ha importado con los vecinos de la Región Metropolitana que además tienen la locomoción mas cara de toda la región y seguramente de todo el país.

La nueva Planta de residuos tóxicos, que ya parece ser un hecho, pertenece a la empresa Ciclo y ocupará una superficie de 80 hectáreas en las cuales se pretende almacenar una cantidad de tres millones de m3 en los 30 años de vida útil que tendría. También esta empresa estima que el flujo de residuos peligrosos será de 30 a 40 camiones diarios que transitarían por la carretera 5 norte.

Esta planta se viene a sumar a las 2 chancherías que existen ya en la zona, las que generan una serie de malos olores, particularmente en el sector de Rungue y Montenegro hasta donde llegan los fétidos olores de “Porkland”. Se sumaría también los relaves mineros de la Planta Andina de Codelco (que pronto comenzará su nuevo proyecto 244) y el muro de Anglo American. Sumados a los dos vertederos ( de las empresas KDM y GERSA) que reunen gran parte de la basura y percolados de la región y las 2 cárceles ya existentes en la zona, todo eso en un área de 650 mil km2 que tiene Tiltil.

Los vecinos señalan que seguirán movilizados que ya no quieren seguir siendo una zona de sacrificio ante la indiferencia del resto de la Región Metropolitana, ante la corrupción de las autoridades que a pesar de sus promesas sucumben a las “necesidades” de las empresas que necesitan deshacerse de su basura y han elegido como su vertedero privado, con permiso público, a la zona de Til Til, mismo lugar en donde mataron al guerrillero… y también, poco a poco, asesinan silenciosamente a su pueblo.