Home » Género y feminismo » Trata de mujeres y capitalismo: Una mirada antipatriarcal del rentable mercado del cuerpo
trata-de-mujeres

Trata de mujeres y capitalismo: Una mirada antipatriarcal del rentable mercado del cuerpo

Un 80% de la trata (tráfico) de personas en el mundo son mujeres. La mayoría de estas niñas – mujeres son pobres y se ven obligadas a trabajar en condiciones precarias, de esclavitud, y en la mayoría de los casos son ocupadas como mercancía con fines de explotación sexual.

Y es que la trata de personas es un negocio en extremo lucrativo, ya en el 2012, según la ONU, el tráfico de personas generaba 32 billones de dólares, y es parte del listado de los tres negocios más rentables en el mundo, sumado al tráfico de armas y la droga, negocios que por lo demás están intrínsecamente ligados entre sí. Es por ello que la “Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Internacional” (UNDOC) ha iniciado desde hace años campañas para tratar de erradicar esta práctica, práctica que se ha incrementado de la mano con los movimientos migratorios de personas que buscan una mejor vida y se desplazan, muchas veces de manera “ilegal”, por la fronteras de los países. En Chile el fenómeno no es nuevo aunque en el último tiempo, producto de la explotación migratoria se ha vuelto un tema preocupante. Es por esta misma razón que el año pasado el gobierno lanzó una campaña contra la trata de personas. Sin embargo más allá de los esfuerzos bien intencionados de diversos gobiernos los resultados han sido marginales y el tráfico de personas va en aumento y en Chile también.

Y es que diversas organizaciones dedicadas a investigar, denunciar y ayudar a personas  -particularmente a mujeres- víctimas de “La Trata”, señalan que este tema va más allá de un tema meramente delincuencia y que tiene directa relación con el modelo económico y político que rige actualmente: El capitalismo. Y a esto se suma uno de los soportes sociales del sistema: el patriarcado.

Y es que muchas personas pasan por alto un tema que está naturalizado y arraigado en la sociedad, esto es, la mercantilización del cuerpo. Es de esta manera que centenares de “café con piernas”, “night club”, “toples”, o de oferta de cuerpo de mujeres en publicidad, habitan sin problemas en las ciudades, sin que haya un cuestionamiento a su existencia ni las razones por las que una mujer termina ejerciendo ese rol. El cuerpo de la mujer como objeto, fomentado por los medios y la educación machista, genera el espacio y caldo de cultivo para la generación de un mercado, mismo que da sustento al tráfico de mujeres. Es en esta suerte de “demanda y oferta” en que muchas mujeres y niñas terminan en manos de bandas criminales que son las encargadas de suministrar al mercado los productos para su entretenimiento y placer, mismo que se termina validando implícitamente en las relaciones sociales del capitalismo. Por lo mismo, no es azaroso que en el mundo, en cuanto a un mismo trabajo, la mujer gana un 30% menos que un hombre, que es parte de las consecuencias de rentabilidad y trabajo de la división social del mismo dentro del capitalismo, lo que obliga también a muchas a buscar otras áreas de sustento económico y manutención y por lo mismo son más susceptibles de caer en estas redes organizadas del mercado de la explotación sexual, estadística que aumenta si se está en un país extraño, sin hablar el idioma y con nula red de contención, a merced de “coyotes” ya tradicionales en las rutas ilegales de migración laboral.

Cindy Aceituno es chilena, actriz y cursa la carrera de antropología en Argentina. Desde hace un tiempo integra la agrupación “Las Mariposa – A.U.Ge“, un colectivo de intervención urbana de género que trabaja desde el 2014 para denunciar la desaparición de chicas en democracia, niñas y mujeres que terminaban en redes de explotación sexual. Las Mariposas AUGE trabajan de la mano con la agrupación “Madres Víctimas de Trata”, que cumplen un año de la inauguración de su local, donde se reúnen periódicamente madres  a quienes les han secuestrado a sus hijas las redes de trata. De las cuales, algunas son asesinadas y lanzadas a la calle como basura, otras nunca mas vuelven a aparecer.

Intervención colectivo argentino “Las Mariposa A.U.Ge”

Aceituno precisa, “esto es un negocio profundamente rentable. Con una orgánica, con redes de poder, con gente que secuestra bajo engaño o lo que sea para después ponerla en el mercado”.

Por estos días el Colectivo “Las Mariposa – A.U.Ge” se encuentra en Chile organizando la “Primera Jornada Anti-patriarcal contra la Trata de mujeres, niños y niñas con fines de explotación sexual“, en donde se realizarán diversas actividades y encuentros entre el 23 y 30 de septiembre entre Santiago y Valparaíso. Estas actividades se suman a las que se estarán llevando a cabo en Argentina entre el 24 y el 30, convocadas por la agrupación de Madres y el colectivo, con el objetivo de visibilizar y hacer un llamado a la acción bajo la consigna “Se trata de NO + TRATA“. Este es el segundo año que se realiza, y pretende ir sumando más gente año a año “para que se vuelva una lucha potente que atraviese todas las fronteras”, enfatiza Cindy.

Y es que Aceituno señala que si bien en Chile han proliferado las organizaciones feministas y varios colectivos y organizaciones han levantado “frentes de género”, en la práctica dentro de esas mismas organizaciones hay una mirada “romántica de la prostitución” y se puede encontrar prácticas patriarcales, no profundizando en la complejidad de relaciones que conlleva el capitalismo y su patriarcado.

En la actualidad, dice Cindy, existen en el mundo tres líneas para tratar el tema de la prostitución y explotación sexual, estas son: Reglamentarismo, Abolicionismo y Prohibicionismo:

El reglamentarismo se basa en la creencia de “la libertad” (propia del liberalismo económico) que tendrían las personas para ejercer la prostitución para lo cual se plantea regular el mercado de esta práctica, entendiendo que el cuerpo, como objeto – mercancía, es un bien de consumo que alguien puede pagar y obtener.

El abolicionismo por otra parte plantea erradicar la prostitución, en el entendido que no hay prostitución sin esclavitud y rechaza la mirada romántica de esta práctica que esconde un sistema patriarcal. Plantea además que la sexualidad se puede vivir plenamente sin convertirla en un objeto de mercado, por lo que está línea se declara abiertamente anti capitalista.

El Prohibicionismo por su parte se erige desde una posición de castigo ligada a una posición religiosa (generalmente cristiana) que por tal persigue a quien ejerce la prostitución desconociendo su condición de víctima. Además, casi siempre esta postura se relaciona con el populismo penal.

Para Cindy, el tema está lejos de tener una solución ni postura absolutista, por lo mismo es importante visibilizar y abrir la discusión incluso dentro de círculos que suponen incluso tener una posición antipatriarcal o feminista pero que terminan masculinizando a la mujer para “ganar terreno en la sociedad de mercado, claramente patriarcal”. Es esta la razón de organizar de manera autogestionada estos encuentros y conversatorios y discutir en Chile un tema que va en aumento, sobre todo con la explosión migratoria de mujeres de países vecinos hacia Chile, muchas de las que terminan en estas redes de explotación sexual.

En este marco, Cindy Aceituno participó este viernes en un bloque del Matinal RVF como parte del panel que trató el tema de la “explotación sexual” y la “trata de mujeres” para abrir debate y profundizar más en este tema.

Escucha el bloque completo sobre “explotación sexual y capitalismo” y “trata de mujeres”: