Home » Noticias » Un 17 de octubre, en 1968, recordamos la imagen icónica del Poder Negro

Un 17 de octubre, en 1968, recordamos la imagen icónica del Poder Negro

SPORT OLYMPICS

Una imagen icónica de una época y una lucha

 

Fue durante las Olimpiadas de México, año 1968 (esas mismas Olimpiadas teñidas de sangre por la Matanza de Tlatelolco el 2 de octubre de ese año) en donde surge una de las imágenes más icónicas del movimiento de liberación nacional afroamericano. Es desde este momento, que con la fotografía reproducida y propagada por todo el mundo, por el vídeo de la premiación, que la lucha de el pueblo negro estadounidense fue mundialmente conocido.

Imagen icónica, desafiante, en donde Tommie Smith y John Carlos (ambos velocistas de 200 metros planos del equipo olímpico estadounidense), se encuentran en la premiación mirando al suelo. Al comenzar el himno estadounidense levantan sus puños en guantes negros que indican el color de la piel ya no como una vergüenza, sino como algo que enorgullece, al mismo tiempo que la mirada hacia abajo se vuelve signo de no respeto a una patria que no es suya y les oprime: Estados Unidos.

Imagen perseguida, polémica, temida por las autoridades. Temida no tanto por su valor en sí, sino porque era la propaganda de algo que ya subyacía entonces, algo que con cualquier nuevo impulso podía ser imparable: el Poder Negro, una respuesta directa y sin mediaciones a la cultura racista y opresora de los Estados Unidos.

¿Qué es el Poder Negro?

 

El Poder Negro (o Black Power) es uno de los movimientos e ideas dominantes de mayor importancia en la llamada lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, y que también tuvo presencia importante en África, en las distintas luchas de liberación nacional que acontecieron en dicho continente.

El Poder Negro es ante todo la búsqueda de una imagen liberadora de la opresión racial, y la búsqueda de ejercicio de Poder Popular por parte de la población negra en Estados Unidos. En otras palabras, lo primero que se busca es abandonar todas las imágenes y categorías que de forma ideológica y discursiva ubicaban al afroamericano en una posición de supuesta inferioridad frente al hombre blanco. Para ello, se reivindicó el lugar de origen (África), se exaltaron los rasgos propios de la raza como un nuevo canon de belleza, y se buscó desarmar todo el aparato ideológico e intelectual que sostenía de un modo u otro la supremacía blanca.

En este sentido fue esencial el aporte teóricos y luchadores como Malcolm X a la construcción de esta nueva imagen, sosteniendo por ejemplo que lo primero que se debía hacer era abandonar los cánones y categorías del dominador. En este mismo periodo surgía en Sudáfrica un elocuente y combativo dirigente estudiantil: Steve Biko, que desde el continente africano sostenía ideas profundamente similares: “el arma mas poderosa que tiene el opresor, es la mentalidad del oprimido”.

Lo segundo, era el ejercicio de este Poder Negro, que no es otra cosa que el ejercicio de una forma determinada de Poder Popular. En este sentido fue esencial el avance que hizo el Partido de las Panteras Negras a lo largo de todo Estados Unidos en cuanto que no solo fueron el germen de un Poder Popular, sino una forma de ejercicio sostenido de este, hasta la persecución de la organización y desestructuración de las comunidades en que sostenían el trabajo por parte de aparatos de inteligencia y de represión de los Estados Unidos, en los años 70’s y 80’s.

La primera forma de lucha y ejercicio de poder fue la creación de aparatos de autodefensas que hicieron frente, de igual a igual, a la policía que no hacía otra cosa que reprimir y criminalizar a la población negra. Las Panteras Negras usaron a su favor la enmienda constitucional que permite a cualquier ciudad ocupar un arma a la vista, y con ello pudieron pararse frente a la policía sin que ellos pudieran hacer nada al respecto.

Pero luego fueron mucho más lejos en cuanto al ejercicio del Poder Popular en sus territorios, construyendo organizaciones e instancias sociales, de las cuales las más destacadas fueron los comedores populares. Todas estas instancias organizativas tenían como fin (el cual llegaron a cumplir bastante bien en los momentos más álgidos de la organización) el dejar de depender de un estado racista, capitalista y segregacionista que no tenía otro propósito que oprimir y generar indefensión.

De este modo, el Poder Negro buscó y logró cambiar la imagen, y aumentar los niveles de autoconciencia y capacidad de acción de la población negra en Estados Unidos, convirtiéndose en una enorme amenaza para el poder que fomentaba el racismo como una forma de sumisión y explotación.

La fotografía de estos dos atletas levantando el puño con orgullo, pero a la vez avergonzados del himno y la nación que representaban, fue una de las imágenes más claras y precisas de un cambio tanto en las mentalidades como en las prácticas de un pueblo que se levantaba, y que dejaba de pensar y funcionar de acuerdo a las pautas del opresor.

black-panther-party-members-show-everett