Home » Noticias » Vecina de Villa Francia con enfermedad neurosiquiátrica está DESAPARECIDA desde el 15 de junio

Vecina de Villa Francia con enfermedad neurosiquiátrica está DESAPARECIDA desde el 15 de junio

Maiter, mujer de 30 años con mal de Huntington – enfermedad que degenera rápidamente el sistema neuronal provocando un grave trastorno neurosiquiátrico -, se encuentra DESAPARECIDA. No tiene capacidad de comunicarse y se mueve con dificultad. Fue vista por última vez el día 15 de junio en su casa, ubicada en calle El Estero, bordeando el canal Ortuzano, en Villa Francia y desapareció entre las 8:30 y 9:00 de la mañana, mientras su mamá iba a dejar a su nieto al jardín. La joven, de estatura media, delgada y de pelo corto, vestía un pantalón café, zapatillas negras y polerón rojo. Es probable que se le vea cargando algún tipo de peluche como si fuera un bebé o fumando cigarrillos, a los cuales es adicta.

El día 6 de julio dimos a conocer el caso de Maiter, revisa aquí la nota: Joven con mal de huntington desaparecida en Villa Francia desde el 15 de junio

Cualquier información, favor comunicarse con Rosa al número 65488030 o al de la hermana de Maiter, al 54797149

Actualización:

Aun no se tiene noticias de ella, su madre y hermanas pusieron las denuncias respectivas en carabineros y PDI, la respuesta de los detectives fue que ellos debían recibir la orden de fiscalía para poder iniciar la búsqueda, así que Rosa (madre de Maiter), con muy poca información sobre el procedimiento para declarar desaparecida a una persona, comenzó a recorrer distintos lugares:

El día 22 de junio fue a fiscalía a pedir que alguien la escuchara y ayudara a encontrar a su hija, durante el día acude a hospitales, hogares y albergues sin encontrar respuesta y por la noche nuevamente recorre calles, canales, caletas de drogadictos, plazas, además de pegar carteles con la foto de su hija en cada poste y paradero que encuentra, carteles que son rotos o arrancados.

El día 10 de julio, al no encontrar respuesta ni ayuda de las instituciones policiales, Rosa recorre las morgues de Santiago y Melipilla, pero Maiter no estaba ahí.

Al medio día del 12 de julio recibe una llamada de alguien que dice haber visto a Maiter por la calle Borja con un grupo de personas en “situación de calle”. Rosa sale en busca de su hija y al no encontrarla se dirige nuevamente a Carabineros donde ruega para que la ayuden y les solicita que vayan ellos también a recorrer el sector, además de entregarles un cartel con la foto de su hija para que la dejen en la patrulla y así, en los cambios de turno, ellos pudieran poner atención y ver si la reconocían en algún operativo.

El día viernes 17 de julio Rosa recibe una llamada de la PDI diciendo que se harían cargo de la búsqueda de Maiter ya que después de un mes llegó la orden del tribunal.

El miércoles 22 de Julio la PDI llega a reunirse, por fin, con Rosa para saber cómo desapareció Maiter, le preguntaron si se había ido con alguien, si sacó ropa, si había publicado algo en Facebook, a lo que Rosa debe explicar nuevamente que “su hija es una guagua de 30 años ya que por la enfermedad que sufre, ella no puede ejercer su voluntad”. En tanto que una de las hermanas de Maiter sale con los detectives a mostrar los lugares en los que algunas personas dijeron haberla visto, ante lo cual los funcionarios de la PDI agregaron que si está en algún lugar como casa u otro lugar privado ellos no pueden sacarla del lugar porque Maiter es mayor de edad (pareciendo, nuevamente, no comprender que tiene un trastorno neurosiquiátrico que le impide ejercer su propia voluntad). Los detectives indicaron que volverían a ir a su casa el día viernes 24 de julio para entregar carteles a color con la foto de maiter, no llegaron.

Rosa dice que ve los noticiarios y se entera de que a un tenista le roban su camioneta y es tema para el gobierno y las policías, que en 4 días la policía mantuvo informado de todas las acciones que hacen para encontrar la camioneta del tenista y que incluso el Subsecretario del Interior sale a hablar del tema, Rosa se queda con la pregunta:  “¿qué es más importante, la vida de un pobre o la camioneta de un rico?”