Home » Opinión » Vergüenza: Chile tiene el impuesto (IVA) al libro más alto del mundo

Vergüenza: Chile tiene el impuesto (IVA) al libro más alto del mundo

En Chile “el Libro” en sí no tiene un impuesto como comúnmente cree la gente, lo que pasa es que en la actualidad a los libros se les aplica el IVA (Impuesto Valor Agregado) que es de un 19% (uno de los más altos del mundo) encareciendolos y colocándolos al mismo nivel que un perfume o una salchicha, hecho que pone a nuestro país en un listado de excepcionalidad en el mundo respecto al porcentaje de gravamen al libro, pero esto no fue siempre así, pues en Chile los libros eran considerados hasta antes de la Dictadura un bien de primera necesidad y estaban exentos de impuesto.

Fue en diciembre de 1976, en plena Dictadura cívico-militar, en que comenzó a aplicarse el impuesto (IVA) a los libros en Chile. Antes de aquella dictatorial medida los libros en Chile estaban libres de impuestos y eran considerados en el mismo sitial que el de un bien de necesidad básico, colocando a Chile, junto con Argentina, en los países con más alto indice de lectura de América Latina.
Así rezaba la normativa antes de 1976 en Chile:

[Estarán exentos de impuesto:] Pan, leche, sea en estado natural, desecada, condensada, evaporada o en polvo, alimentos de sustitución láctea; agua potable, frutas y verduras frescas, papas, cebollas, ajos, trigo, maíz, porotos, lentejas, garbanzos, arvejas, arroz, huevos, ganado, aves, sal, harinas de cereales o de legumbres; carne fresca, congelada o deshidratada; pescado, algas marinas, mariscos y crustáceos frescos y congelados destinado al consumo humano, excepto ostras, langostas y centollas; textos y cuadernos escolares, libros, diarios y revistas destinados a la lectura.]

La dictadura cívico-militar chilena parece haber visto en los libros “un arma peligrosa” que contaminaba la cabeza de los chilenos y por tal, prefirió establecer una normativa que disminuyera la posibilidad de adquisición, eso además de realizar públicamente piras de fuego para quemar, lo que denominaban: libros subversivos que afectan el cerebro de los compatriotas.

quema libro dictadura chile

En su momento la medida se justificó dentro de la política económica  neoliberal- instaurada en Chile como una manera de “recaudar, en base a impuesto, todo lo que se pueda y, en el entendido de que un libro es un bien de consumo, también aplicaba como a todas las cosas”. Sin embargo no todas las cosas están afectas a IVA en Chile, contradiciendo dicha lógica. Es así por ejemplo que las importaciones de las FFAA están exentas de IVA, es decir, un misil comprado por las FFAA está exento de IVA, en cambio un libro si lo tiene. También el transporte naviero está exento de IVA, o sea, un yate no tiene IVA, a lo que se suma la venta de vehículos usados entre otras cosas.

Actualmente en América Latina solo Chile y Guatemala tienen IVA al Libro. En el caso de Guatemala se aplica un 12% mientras en Chile se aplica un 19%. En otros países, la mayoría, no existe IVA al libro. Son los casos de México, Uruguay, Colombia, Argentina, Brasil, a los que se ha sumado, en estos últimos años, Bolivia y Perú.

Impuestos al libro en el mundo

Infografía de carcaj.cl

En 1993 se creó el Consejo Nacional del Libro y la Lectura pero no se eliminó el IVA (Impuesto al Valor Agregado) y, paradójicamente, se planteó que lo recaudado con el impuesto fuera a un fondo para programas de “promoción de lectura”.

Desde ese tiempo diversas iniciativas han llegado al Congreso pero ninguna a prosperado, cosa rara pues todos los años se plantean propuesta de eliminación del IVA al libro pero el resultado siempre es el mismo: Nada. En el último tiempo la campaña “Libros sin IVA” llegó al Congreso luego de juntar miles de firmas en donde se aboga por la eliminación del IVA en los libros. Si bien la mayoría de los parlamentarios muestra su apoyo hasta el momento, nuevamente nada. (ver intervención de la gente de “Libros sin IVA” en la comisión de Cultura y las Artes de la Cámara de Diputados).

Hasta hoy solo se han planteado las ya tradicionales campañas de “fomento de la lectura” y en el “Día del Libro” (23 de abril) se han organizado foros y ventas con descuentos en libros (a bajo precio) coordinado con varias editoriales y librerías, según señaló la Ministra de Cultura Claudia Barattini.

Hay quienes señalan que el factor IVA no es tan relevante en cuanto a fomento de la lectura y que la eliminación del IVA en los libros no alteraría mucho su consumo. En donde la gente seguirá priorizando por un LCD de 400 mil pesos o un McDonald a  4 mil o 5 mil o haciendo filas en H&M en vez de aprovechar, por ejemplo, ventas de libros baratos o en ofertas, según señala la columna de Leonel Bustos Barbé en El Quinto Poder, quien sin embargo no se opone a que se elimine el IVA a los libros. Pero es que quitar el IVA al libro es un paso, mismo que implica a considerar a los libros como un bien de primera necesidad -como lo fue antes- en donde se desarrollen, en esa línea, políticas coherentes y sistemáticas en el fomento de la lectura y la promoción a la creación, pues dicho argumento de “poco consumo de lectura” no se condice con la gran cantidad de piratería -en cuanto a libros- presente en el país, a la que muchos/as acceden para leer “el libro de moda” o de las materias mas diversas. Los mismos libros de estudios, sumamente caros en algunas carreras en Chile, sesgan la continuidad de estudios de miles de estudiantes, a lo que suma el alto arancel y costos de sus carreras. Demás está decir que los libros no solo fomentan la creatividad, si no también nuestra capacidad de reflexión y de critica. Quizás esto último inhibe a las personas que ostentan el poder -y que tiene en sus manos decidir la elminación del IVA y el fomento de la lectura- la decisión de liberar al libro de un enclave dictatorial.

Pues como se dice; un libro no cambiará al mundo, pero si puede inspirar a quien o quienes lo cambien. 

* Reedición de un texto de RVF del 2014