Home » Noticias » VIDEO: El duro relato de la Directora de CIPER Mónica González sobre su secuestro en México a manos de “Los Zetas”

VIDEO: El duro relato de la Directora de CIPER Mónica González sobre su secuestro en México a manos de “Los Zetas”

El programa “Ciudadanos” conducido por Daniel Matamala en CNN Chile comenzó de manera distinta este lunes, al panel regresaba la periodista y Directora de Ciper Chile, Mónica González, quien había estado ausente debido a las vacaciones de dos semanas que esta había tomado siendo reemplazada -durante las pasadas semanas- por la periodista Patricia Politzer quien estuvo finalmente cuatro semanas, dos más de las acordadas originalmente. De este modo González, quien no había estado en pantalla las últimas dos semanas, relató la razón de esta ausencia en el programa.

“Yo he tomado la decisión de compartir con ustedes, mis colegas de los lunes y con ustedes que nos están escuchando, lo que me ocurrió y el porqué en vez de estar de estar dos semanas ausentes estuve cuatro”, inició González. Y continuó: “Mis primeras dos semanas fueron de vacaciones, unas vacaciones largamente planificadas por una de mis nietas que vive en Francia, pero las últimas dos fueron obligadas y ello porque estando en México, específicamente en San Cristóbal de Las Casas, el martes 19 de julio fui secuestrada con mi nieta en un hotel cinco estrellas de la manera más violenta y lo que viví a partir de ese momento fue una pesadilla”.

González continuó su crudo relato de la siguiente forma:

Recorrimos la ciudad, comimos muy rico y nos acostamos temprano a dormir. Y estando dormida profundamente suena el teléfono de la habitación y el hombre de la recepción me dice ”señora Mónica, hay un operativo en marcha, la comunico”. No me comunica con un teléfono, hay un hombre que toma la comunicación y me dice ”señora, quiero informarle que hemos descubierto un vehículo cargado con armas con patente de Monterrey y que hemos iniciado un operativo habitación por habitación ¿Lo escuchó? Si escucha disparos, escucha gritos, escucha carreras, más disparos, usted no abra la habitación hasta que yo se lo ordene”’, prosiguió su relató.

González relata entonces que le preguntó a ese hombre como le constaba a ella que él era efectivamente policía, a partir de ese momento todo cambia y emocionada relata:

Ahí cambia el tono de voz y escucho… mira hija de la gran puta, el único que da las órdenes soy yo, el único que grita soy yo, tú no vales nada, tú no eres nadie. ¿Policías? Jajaja. Estás en mano de Los Zetas”.

Ahí González cuenta que ella ha hecho clases de periodismo en Centro América y conoce también la realidad del periodismo de investigación en México: “Que te digan Los Zetas se te hiela la sangre, y yo tenía a mi lado una nieta que dependía de mi, chica, a la cual lo primero que me dicen es que la van a sacar y le van a hacer todas las violencias que ellos saben hacer. A partir de ese momento ese hombre me ordenó entregarle dinero a un hombre que me manda, al cual debo entregarle la plata para que me compre un teléfono, el cual me viene a dejar y de nuevo el tipo me ordena, el famoso comandante, y me lo entrega y me ordena enchufarlo al cargador, me ordenan encenderlo… es a través de ese celular en ese momento desde donde me darán las ordenes“.

 Ahí González relata que nunca la dejaron dormir, en toda esa noche, lo que ella describió como “una pesadilla”.

A las 3 de la mañana quisieron hacerme salir, fue la única vez que desobedecí, pero a las 7 de la mañana salí con mi nietecita y ellos diciendo que me llevara cosas para dos o tres días y que dejara todas mis pertenencias”.

Allí González es llevada hasta otro Hotel e ingresada a una habitación en donde permaneció casi tres días secuestrada, además, su celular fue hackeado por estos hombres y llamaron a su familia en Francia para pedir un rescate millonario. La familia llamó inmediatamente al Ministerio de Relaciones Exteriores, que inició con un grupo especializado las tratativas, y también llama -la familia- a un periodista mexicano, Luis Miguel González, director del Diario “El Economista” (a quien González destaca y rinde un homenaje) y piden una enorme suma de dinero.

Allí ellos -los secuestradores- se comienzan a reír de mi, que era una periodista de investigación, que era una periodista premiada por la UNESCO, se ríen mucho, y la desesperación comienza a aumentar y la violencia verbal es mucha y finalmente después de una llamada que me dicen que si pagan una cantidad, que Luis Miguel paga, ellos me sueltan pero ellos no cumplen, por lo que es obvio que ellos van a seguir mintiendo y mintiendo y después me piden ellos a mi 25 mil dólares más, que yo no los tengo, y tengo que llamar a Santiago y ahí empieza una violencia insólita e inaudita y ahí a las 2 y medias de la tarde decido salir del hotel a lo que sea, y tomo a mi nieta y le digo nos dejaron salir, usé el argumento más lindo de ”la vida es bella” (la película) para que mi nieta sufriera lo menos posible y salí a lo que fuera y cuando llego al Hotel 1 (desde donde fue secuestrada) ”señora cómo lo está pasando” y yo había desaparecido dos días y me dicen eso, yo decía ¿qué hago? que desesperación y tú no sabías que hacer ni en quien confiar“, relata.

Finalmente González finaliza su relato señalando: “fue una pesadilla llegaron policías, recorrí una hora veinte la carretera y llegué al aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez, sin saber que iba a  pasar y un auto, en la parte militar, baja un hombre y una mujer y se baja Ricardo Nuñez, embajador de Chile y la embajadora de Francia y finalmente el gobierno mexicano prestó un avión“.

Investigan si el secuestro tuvo alguna relación con Chile

Luego González hace una reflexión sobre la violencia y el crimen organizado y señala que habló con una mujer a la que ella recurrió, de la cual no dirá su nombre por petición expresa de esa persona, en conversaciones grabadas y se ha iniciado una causa aquí (en Chile), que está abierta y ha nombrado al abogado chileno Luciano Fouilliox para que se investigue hasta las últimas consecuencias si hay una ligazón con Chile.

 Revisa el video completo: