Home » Género y feminismo » #YoAbortoel25: Masiva marcha exigió aborto libre, seguro y gratuito en Chile

#YoAbortoel25: Masiva marcha exigió aborto libre, seguro y gratuito en Chile

SAM_4568

 

Una movilización que exigió un aborto “sin apellidos”

 

Durante tarde-noche del día 25 de julio, miles de personas se reunieron en la Plaza Italia en Santiago para desde ahí marchar en torno a la demanda de un “aborto libre, seguro y gratuito”, reuniendo a más de 40 organizaciones que se plegaron, convocaron y participaron activamente en la movilización.

Con banderas, pancartas, performances y una infinitud de cánticos, mujeres y hombres marcharon a lo largo la Alameda, bregando por la despenalización del aborto, y por que el mismo se convierta en un derecho garantizado por el Estado, en vez de un delito estigmatizador como ocurre actualmente. La marcha buscó mostrar que la ciudadanía apoya una propuesta que ha sido eludida tanto en el Congreso como en La Moneda. El Congreso en repetidas veces, ha votado en contra de la idea de legislar (discutir) sobre el aborto, y desde el Gobierno no ha sido más que una promesa de campaña, que además solo limita el derecho al aborto en su dimensión “terapéutica” (riesgo de vida de la embarazada) y por violación.

Las y los que marcharon, a diferencia de las anteriores movilizaciones, lo hicieron a favor de un aborto “sin apellidos”, es decir sin condiciones o causas excepcionales. De este modo, el aborto se ve como un derecho: el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo.

Hubo también consignas alusivas a la hipocresía de una sociedad -más bien una parte de ella- que cree que por criminalizar el aborto este no existe. Entre cánticos y carteles se evidenció de que en el sistema privado de salud la clase alta de este país si pueden acceder a realizarse un aborto seguro, y que por otro lado, la penalización del aborto no hace otra cosa que volver este procedimiento uno completamente inseguro y que ha cobrado la vida de numerosas mujeres en este país. Por esto último, el aborto no solo debe ser un derecho, sino también un asunto de salud pública y propio de los Derechos Humanos.

Al pasar la columna frente a La Moneda (casa de gobierno), los cánticos se hicieron más fuertes, como una forma de llamar a los gobernantes a que se escuche el clamor popular por un derecho que ha sido sistemáticamente negado, y en donde las opiniones y acciones del lobby conservador y religioso han tenido más peso que la voz y el clamor popular.

La marcha terminó sin incidentes en el sector de plaza Los Héroes, en donde luego de un par de discursos y alocuciones relativas a la necesidad de legislar sobre el aborto, se recalcó la idea del aborto como un derecho soberano de la mujer, la multitud lentamente se dispersó.