Cristian Briones fue detenido  el 24 de Octubre del 2019, a una semana de iniciada las movilizaciones y protestas sociales más grandes del último tiempo, que han permitido abrir fisuras al modelo.

Desde entonces se encuentra privado de libertad  en “Santiago 1”, cárcel concesionada, hija ilustre del régimen neoliberal. Los cargos en su contra aún no han sido demostrados en un juicio. Se le ha arrebatado un año de su vida bajo la figura de la prisión preventiva, mismo instrumento de criminalización que aplica el Estado para detener a lxs presxs políticos Mapuche, hoy es aplicada a lxs presxs de la revuelta.

Durante este año y un mes de encarcelamiento, aprendió a conocer de memoria el pedazo de cielo al que está relegado, como a miles de manifestantes a quienes les fue proscrito el resto de las constelaciones. Cuando amanece se entibia con sus compañeros bajo el haz de luz que comparten, mismo gesto que tienen cada sábado al recibir la encomienda.

Como él, se estima que son más de 2500 personas las que viven la prisión política actualmente en Chile. A más de un año de su encierro, Cristian comparte las razones de su detención y nos llama a no decaer ni abandonar la lucha.

 

«Yo creo que estoy preso por apoyar las demandas de todxs y vivimos un punto de quiebre en la tolerancia de la gente  a nivel general como país, porque nos siguen metiendo el “pico en el ojo” como se dice. Ya son bastante abusivas las formas  de tratar al pueblo en el cotidiano. Con el tema del transporte que fue la gota que rebalsó el vaso con su subida de pasaje 30 pesos en la tarifa,  desatando la furia de todo un pueblo golpeado por años.

Haciéndonos saber que nada ha cambiado  desde la dictadura, que este disfraz de democracia se les terminó aquel 18 de octubre del 2019. Haciendo que muchas personas se manifestaran al unísono, sin medir las consecuencias como las que vemos ahora, aproximadamente 2500 personas presxs por reclamar, exigir mejores condiciones de vida,  como por ejemplo tener más tiempo para estar con nuestras familias.

No nos abandonen, sigan la lucha a pesar de todo, agoten todas las instancias para que  esto mejore en pro de todxs. Esto es solo otra trinchera, estoy asumiendo los costos que esto conlleva. Penas y alegrías. No nos han dado nada, todo ha sido a punta de lucha callejera y organización social.

En primera instancia decirles que estamos inquietxs. Una por la persecución política que hay detrás de criminalizar las protestas y los métodos de lucha.

En segundo lugar, sentimos claramente un abandono jurídico, que es nuestra última alternativa para salir de aquí. A qué me refiero con esto, que el número de profesionales realmente capacitados para esta tarea es muy reducido y hace que en nuestra vereda ya hayan aproximadamente 10 personas con penas que ya están cumpliéndose y eso nos perturba porque más allá de un movimiento real anticarcelario, luchar contra los legisladores, sus leyes nos parece aberrante porque es una lucha destinada a perder.

El estado en este caso su brazo judicial, siempre tendrá la última palabra y usará todo lo que esté a su alcance para perseguir a quienes pretendan rebelarse contra el dominio. Siendo así las cosas debemos con urgencia hacer un llamado solidario a todxs lxs abogadxs que se sientan identificadxs por esta pelea, que sin duda es en pro de todxs, a apañarnos en este combate para poder exigir nuestra libertad.

En tercer lugar debemos ser capaces de generar autonomía antes, durante y después de la tormenta de lucha histórica contra la burguesía. Ha quedado demostrado en diferentes territorios de Chile la capacidad de nuestra gente  de poder organizarse en pro de sus comunidades defendiendo sus recursos naturales entendiendo que el ser humano es parte de la naturaleza no aparte. El sentido antropocentrista de la vida debe morir. Que mercantilizar todo no es la solución. Deben entender que la flora y fauna se debe defender y que el dinero no se come, que la acumulacion del capital solo generará más miseria hacia nuestro pueblo.

La guerra está declarada hace muchos años y es por parte de ellxs. Defenderemos a como dé lugar nuestra naturaleza y gente. Porque esta es una lucha por la vida.

Desde Santiago 1, con mucho amor a todxs lxs rebeldes del mundo, viva latinoamérica y la lucha callejera.

Cristian Briones,

Porque hay fuego en nuestros corazones y un mundo nuevo en nuestro caminar,

Salud.»